Picáis en un mortero los dientes de ajo con la sal para que no salten. Una vez muy aplastados, vais añadiendo las almendras y las avellanas y trabajadlo hasta que todo ello forme una pasta homogénea. Raspáis la parte interior de las nyores escaldadas y añadís la pulpa...